martes, enero 06, 2009

Del día a día

Uy, podría escribirte tanta poesía,
floritura, imágenes, flores en tu cabello
pero hoy las sutilezas no están de mi parte
ya sabes como la poesía me toma y me deja
la ingrata esa

Creo que hoy está esta mujer simple
habitando las ventanas por las que te miro
con esa simpleza del día a día
que encuentra la canción de cuna perfecta
cada noche
escapando de tu labio colgante
el corazón encogido por esa mente tuya
que no entiende que te ame
la sonrisa creciente
cuando le gritas a los gatos por la ventana

16 de octubre, 2008

lunes, noviembre 10, 2008

Sin Título

Percibo el mundo desde tu boca
desde ese rozar único
desde ese sonido estelar que es tu voz
que nocturnas fuerzas acompañan
el paso lento de estas lunas
estas horas que esperan en los rincones
como fieras
cada acto una herida fatal
y cada palabra una tierra lejana

noviembre 7, 2008

miércoles, abril 04, 2007

Retrato del deseo

Poros abiertos y vellos delgados, casi imperceptibles a ojos discretos, se convierten muy de a poco en matas más gruesas que pueblan el camino hacia la nuca. Piel que cubre por igual los indolentes huesos de ave mitológica, los músculos rojos y las terminaciones nerviosas. Pelos que se pegan por ratitos a la boca, dientes de extraño brillo nacarado que aparecen por arte de magia y terminan en el labio algo seco, algo rosáceo y frío a la vista.


sábado, noviembre 25, 2006

Si tan sólo...

Si tan sólo hubiese una forma de entrar en tu divina boca y surcar como flecha tu piel plateada, ser parte de una mano que se acerque a la tuya, crear un eco que se quede en tu oído de diosa.

10 de agosto de 2006

domingo, agosto 20, 2006

X Mar

Mis caderas se pierden en las tuyas y parecen crecer bajo el vientre tibio, mientras las voces ruidosas se convierten en salvajes sonidos que parecieran pertenecerme. Las caderas como lunas plateadas, desaparecen bajo las manos airosas, vivas por fin sobre los poros intactos, mientras un mar de piernas, de sonidos y roces, de brazos, de lenguas, de manos y uñas fluyen furiosas.

Afuera, la luz cae sobre la tierra...

19 de junio de 2006
corregido el 4 de abril de 2007

martes, julio 11, 2006

Voz (editado)

Entre el silencio y la oscuridad
Como un fino hilo de plata,
Serpentea por la garganta húmeda.

Los huesos vibran
Cerca unos de otros
Movidos por el aire.

El rostro tenso de una nota,
Que mueve los cuerpos
Como un huracán,
Como el fuego mismo,
Posesiona músculos cercanos,
Sangre dolida,
Costillas abiertas.

Y entre los dientes mansos
Y los labios ardorosos,
Como un vapor imperceptible
                              desapareces.


27 de marzo de 2006
Corregido el 11 de Julio de 2006

domingo, abril 16, 2006

IX Imagen

Tu piel aparece como por arte de magia frente a mí y yo, absurda como soy, sólo observo desde mi incómodo sentir. Tus ojos me encuentran y huyen discretos, mientras los míos insistentes, descansan en las líneas perfectas de tu vientre.

06 de abril de 2006

miércoles, abril 05, 2006

VIII Recorrido

En la casta distancia, mis ojos exploran tu piel desnuda, mis manos recorren el largo de tu palidez, mientras tus ojos cerrados esperan y un sonido te aleja egoísta.

Me deslizo paciente por tu ombligo, por tu vientre marcado, por tu cuerpo ausente de sol, cruzando mares de oscuras telas hasta tus labios finos y tus dientes mansos.

05 de abril de 2006
corregido el 4 de abril de 2007

lunes, marzo 20, 2006

Historias

Hay tantas historias que podría contarte.

Historias para que durmieras en mis brazos, historias para que tus ojos se abrieran de par en par. Historias para que tus piernas me coman, y también algunas para sanar heridas. Historias para tu nacimiento, para tu muerte en mis brazos y también para tus sonrisas escasas.

Tantas, tantas historias podría contarte, mientras descanses en mis brazos ansiosos, para que encuentres en mi cama la tuya, para que compartas conmigo el fin de los días.

17 marzo 2006

domingo, marzo 05, 2006

VII Secreto

Muerdo mis labios pensando en tus dientes y tu nombre abre paso al universo, al sueño, a las estrellas.

Mis manos son tus manos en esta soledad impuesta, mis dedos corren con tu nombre en mi sangre, mientras me hundo en mi almohada esperando que fuese tu orgasmo el que escucho.

4 de marzo de 2006